miércoles, 8 de abril de 2009

El aviso de un grande


Un día de 1942, en el diario “La Prensa”, apareció el siguiente clasificado:

"Caballero argentino, casado, de 44 años, con amplias relaciones, estudios universitarios, técnicos, una vasta cultura general, científica, literaria y filosófica, con experiencia general y profunda de nuestro ambiente económico y político, ex redactor de los principales diarios, autor de varios libros premiados y de investigaciones, aceptaría dirección, administración o consulta de empresa argentina, en planta o en proyecto, en los órdenes industria, comercial o agrario. Dirigirse a Raúl Scalabrini Ortiz, Calle Vergara 1355, Vicente López".

Voy a estar en deuda siempre con Norberto Galasso, aunque hoy por hoy rechazo sus posturas, por haber comentado esa anécdota y por haber reflexionado así:

“¿Por qué R.S.O pide trabajo y es desconocido para el público en general? ¿Por qué no tiene donde expresarse. Es un maldito y él era consciente que eso se produciría: aislamiento, boicot, marginalidad, etc. El había descubierto algo importante y sabía lo que le ocurriría. Fue conscientemente al silenciamiento.”

GLS