lunes, 27 de octubre de 2008

Coyuntura


Y si... tuvo que hacerlo... RMU opinó sobre la crisis global o como quiera que se llame "eso" que está pasando.

GLS

viernes, 10 de octubre de 2008

Dos grupos, un proyecto

















Integrantes del Grupo Juramento tuvieron, recientemente, la oportunidad de encontrarse con los amigos del grupo Brasil e Desenvolvimento, constituido en su mayoría por estudiantes de Derecho de la Universidad de Brasilia interesados en temas de desarrollo y coordinado por Daniel Vargas, Subsecretario de Desarrollo Sostenible de la Secretaria de Asuntos Estratégicos de Brasil, y por Vitor Chaves, Jefe de Gabinete del Ministro Mangabeira Unger.

Se analizaron diversas formas de colaboración entre ambos grupos, tendientes a fomentar, desde nuestros lugares de lucha, estrategias para el desarrollo común de Argentina y Brasil, que a la vez que supere las diferencias del pasado, venza las desconfianzas actuales y construya futuro.
GLS

Mangabeira Unger en el CARI

El viernes 12 de septiembre pasado, Roberto Mangabeira Unger disertó en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales.

Aquí pueden ver una precaria filmación de los últimos cuatro minutos de la exposición. (Pido disculpas por el terremoto que se desata a partir del minuto 3:47… es que me puse a aplaudir y me olvidé de la filmación).

video

GLS

Apostillas mediáticas


Algunas menciones en los diarios argentinos sobre la visita de Mangabeira Unger a nuestro país y las iniciativas que de esa visita resultaron.

En Clarín, sobre el encuentro con Nilda Garré.

En La Nación, sobre el escudo de defensa de Brasil y sobre el encuentro con Jorge Taiana.

En Perfil, sobre la charla en el CARI y un artículo del ex canciller Rafael Bielsa.

Además, se ha comentado en trabajo del Ministro Mangabeira Unger en América 24, C5N, Radio Continental, Radio América, y Ámbito Financiero.

GLS

lunes, 6 de octubre de 2008

Vivir de la política


Habitualmente los periodistas y comunicadores, como el público en general, tergiversan las citas de grandes autores con el fin de otorgarle autoridad y solvencia a sus argumentos. Es así como se ha vuelto un lugar común las caracterizaciones de Max Weber (1864-1920) acerca de dos situaciones: vivir “de la política” y “para la política”. Se cita a Weber diciendo que se refería los primeros como los políticos corruptos que se sirven de su cargo para beneficio personal en tanto que los segundos eran los dirigentes abnegados que cumplían su auténtica función de representantes, bregando por el bienestar general. Leyendo “El político y el científico” observamos lo errado de la caracterización. Para Weber, quienes viven “para la política” son los honoratiores, es decir aquellos hombres que habiéndose asegurado su bienestar personal en otros campos (empresarial, por linaje, por poseer algún tipo de renta, etc.) dedican su tiempo libre, de ocio creativo, a la cosa pública; en tanto que los que viven de la política son los políticos de la Modernidad, cuya dedicación a la cosa pública es permanente y perciben una remuneración por ello. Weber celebraba que los que viven de la política prevalecieran por sobre los que viven para la política, porque ello implicaba el paso de un sistema patrimonialista o feudal hacia uno más democrático, igualitario y por lo tanto moderno. El sociólogo alemán no planteaba la dicotomía entre corruptos y honestos o bien entre pícaros y abnegados, sino la contraposición entre un sistema de estamentos o castas y un sistema de profesionales que se insertaban en la estructura de un Estado burocrático moderno. En síntesis, la conceptualización weberiana implica algo diametralmente opuesto al lugar común que se le asigna habitualmente en los debates políticos mediatizados.


JIM